Poema "EL HADA AZUL"

Cierto día el hada azul
quiso a la tierra bajar
y se mandó preparar
su gran carroza de tul
diciendo: A cada mujer
de las distintas naciones
las he de dar tantos dones
como pueda conceder.
Bajó aquí sin dilación,
tocó su cuerno amarante
y reuniéronse al instante
una de cada nación.
Llamó y dijo a la italiana:
«Tú tendrás ardientes ojos
y tendrás labios tan rojos
que parecerán de grana.
Por tu cutis nacarado
—dijo a la inglesa—
serás entre todas las demás
un tesoro codiciado.
Por tus nacarados dientes
—díjole a la austriaca luego—
verás quemar en el fuego
de amor a tus pretendientes.

A la mujer parisién

le dio una distinción,
ingenio, corrección ..
y hasta corazón también.
Y así fue haciendo lo mismo
pródiga con todas ellas,
repartiendo entre las bellas;
a una sentimentalismo,
a otra ingenio, a otra blancura,
a otra claro entendimiento,
a esa otra un alma pura...
Así acabó sus dones,
que entre todas repartió,
cuando al terminar salió
de entre todas las naciones
una gallarda manola
muy joven, casi chiquilla,
que lucía una mantilla
de rica blonda española,
y que acercándose al Hada,
ruborosa dijo así:
«Según veo, para mí
no me habéis dejado nada.»
Quedóse el hada un momento
suspensa de admiración
y fijando su atención en ella,

con acento dijo luego:

«¿Tú, qué quieres
que yo te pueda otorgar?

¿Tienes algo que envidiar
a todas estas mujeres?
¿No tienes el pelo acaso
negro, abundante y hermoso?
¿No tienes cutis de raso?
¿No tienes el porte airoso?
Entonces, ¿qué quieres?, di,
si aún juntando a todas ellas
resultarán menos bellas que tú.
¿Qué buscas aquí?
Sin embargo —dijo el hada—
yo no quiero que al marcharte
tengas por qué lamentarte
de que no te he dado nada.»
Y mirando a la manola,
dijo alzando más el tono:
«A ver, que traigan un trono
a esta mujer española.»
Y en este cuento me fundo,
si es que el cuento no me engaña,
para saber que en España
está lo mejor del mundo.

Indagando en Internet, nos hemos encontrado el citado poema, con algunas modificaciones, en la siguiente dirección: http://platea.pntic.mec.es/anilo/abuelos/marco6.htm, con la siguiente información de los años vividos durante la etapa de la "Guerra Civil Española", que transcribimos y que hace mención a este poema:

"Cobos, en la provincia de Segovia, se quedó sin mozos durante la guerra. No se pasó hambre, que se comía de lo que se producía; aunque escasearon otros productos y los vestidos se hicieron de telas de colchones. «La población rural mostró una gran solidaridad hacia los soldados» y les ayudó en cuanto pudo: Se recogía ropa para enviarla al frente, se cumplía el día del plato único (en la Zona Nacional un día a la semana sólo se comía un plato), se recogió todo el oro para el Tesoro Público, según decían; el cura y la maestra organizaban festejos cada vez que los nacionales tomaban una gran ciudad. He aquí uno de los poemas compuestos por la maestra para una de estas ocasiones: (Ver texto)
A las horas del parte todo el pueblo se reunía en casa del cura y del rico, que eran los únicos que tenían radio, para escuchar las noticias del frente.
Había una familia republicana que fue hecha apresada en los primeros momentos del alzamiento.
Hubo un Jefe de Flechas que se encargaba de instruir a los niños en los principios de La Falange y «los llevaba por todo el pueblo desfilando y cantando y los llevaba a misa formados en filas.»
«También aparecieron cuatro chicas de Falange para colaborar con un labrador cuyos cuatro hijos estaban en el frente (uno en la zona roja y tres en la nacional). Fueron enviadas desde Segovia y dormían en casa del labrador y en la del alcalde. Pero el intento sólo duró cinco días, que no hacían otra cosa que ir cantando por las calles y cuando llegaban a las tierras clavaban la bandera falangista e intentaban ayudar, pero como eran de familias adineradas no tenían ni idea de las labores del campo. esta situación causó gran alborozo entre los vecinos del pueblo, que veían cómo lo intentaban pero no hacían nada.»
Las madrinas de guerra eran muchachas que se comprometían a escribir cartas a los soldados para hacerles más llevadero el tiempo en el frente. A veces les mandaban regalos, pero no llegaban a conocerse.
Las fiestas sin mozos fueron muy aburridas, que sólo había procesiones y misas.
«Al terminar la guerra todo fue volviendo a la normalidad y empezaron a llegar los mozos; pero hubo tres, dos soldados un guardia civil, que murieron, un número muy grande dado lo pequeño del pueblo.» "

Gracias a la colaboración de Dª Socorro Torres Palomo, nacida en Cobos en 1924, hemos podido incorporar este bonito poema, que ella recuerda se recitaba en el pueblo en sus años de niñez y juventud.

La maestra de Cobos, autora del poema "El Hada azul", por la información que tenemos en nuestra web (Ver página dedicada a "Nuestros Maestros") bien pudo ser Dª Amparo Rodríguez Rodríguez, natural de Muñopedro, o Dª Primitiva Juárez Cuadrado, quien estuvo de 1938 a 1941 como maestra en el pueblo, condiciendo con los últimos años de la "Guerra Civil". El cura en aquellos años era: D. Basilio de Pablos.

LA CRUZ PARROQUIAL DE COBOS DE SEGOVIA

Pagina especial en la que Mª Teresa LLorente, una vez más, nos sorprende con una excelente documentación histórica. A todos los "coberonchos" nos gustaría conocer el recorrido y "el donde" puede encontrarse esa magnifica cruz de plata de 11,900 Kg. con todo el simbolismo de Cobos incrustado.

Ir a la pagina pinchando aquí.

LAS ERMITAS:

 
"San Gregorio" :

Situada en el camino de Párraces, dista unos 150 metros de las primeras casas del pueblo. La ermita es un rectángulo de 13 m. x 10 m., en el cual está incluido un anejo lateral que no llega hasta el fondo. En su fachada tiene un arco de medio punto de ladrillo. Sin tener certeza de su construcción, a través de diversos escritos y manuscritos, se la sitúa en los primeros años del siglo XVII. En ella tuvo su sede la cofradía de S. Gregorio y S. Andrés desde su unión, acaecida el 18 de marzo de 1610.

Esta ermita fue vendida por ocho mil pesetas en 1948 a un particular, porque su techo estaba a punto de hundirse y por la urgente necesidad económica de la parroquia para arreglar la Iglesia de S. Sebastián. Actualmente es un almacén agrícola.

 

Archivo Diocesano (Carpeta:763)

Escritura de venta privada del 24.11.1948. Vende El Obispado y compra Manuel de Mercado. Actúa en nombre del obispado: D. Eustasio del Barrio -sacerdote-. Se vende una ermita  por un valor de 8.500 pesetas. Actúan de testigos Alterio Arévalo y Lucas García.

D. José Ignacio Sánchez, de la Universidad de Valladolid, quien ha realizado estudios sobre la ermita, nos facilita dibujos de los alzados de la fachada, uno con la ventana y puerta desaparecida y otro con la situación actual. A la vez nos adelanta la hipótesis de que la Ermita de San Gregorio  resulta más alta que las de la comarca, a pesar de tener las mismas dimensiones de planta. Esta a la vez en la creencia, que habría un proyecto original para elevarla justo encima del arco de la entrada, que es lo habitual en la región; desde ahí al alero que hoy presenta, cree que puede ser un levante, quizá al añadirse la nave lateral.

El Sr. Sánchez entiende que la ampliación no es muy posterior al cuerpo inicial del edificio, pudiendo ser un cambio de planes de los constructores, ya que el ladrillo es de las mismas dimensiones. Indica igualmente que desde la línea de las roscas del arco hacia arriba las cajas de tapial cambian de dimensiones y se desproporcionan.

"La Veracruz" :

El día 10 de Noviembre de 1591 fueron aprobadas las ordenanzas de la Cofradía de "La Veracruz", con sede en dicha ermita. El edificio debía de estar construido, pues en la fundación de la cofradía, no se dice nada al respecto.

La misión de la cofradía era practicar obras de misericordia y de caridad; a cambio, recibirían múltiples y variadas indulgencias.

Hombres y mujeres podían ser miembros de la cofradía , siempre que abonaran las tasas correspondientes. Para ser miembro de esta cofradía era imprescindible ser a la vez cofrade del Santísimo Sacramento  y de la Virgen del Rosario.

Los cofrades se gobernaban mediante elección anual de dos jueces, dos mayordomos, dos secretarios y dos mullidores, además de los es que se encargaban de llevar las insignias en las procesiones.

Con vísperas, misa y procesión celebraban los cofrades su fiesta principal el día de la Cruz de mayo. Organizaban, además, de esta procesión de la mañana de Pascua y la del Domingo de Ramos, en la que se bajaban las esculturas de Jesús Nazareno y de la Virgen de las Angustias a la Iglesia de San Sebastián.

En 1834, ante el cambio de los tiempos y la relajación de las costumbres de los cofrades, se revisaron las ordenanzas: se llegó al extremo de no haber quien sacara las insignias, llevara las andas o enterrase a los difuntos. Al objeto de corregir la situación, se aumentaron las penas y se endurecieron los castigos para los cofrades incumplidores.

En 1793, dado el mal estado de la ermita, se acuerda su reedificación, siendo nombrado Luis Morales, vecino de Bercial, albañil jefe de la obra, quien cobró 898 reales. Al calero Nicolás Cuadrado de Villacastín se le pagaron 111 reales, y a Felipe Aparicio, vecino de Bercial, 71 reales por los herrajes de la puerta. Con el resto de pagos, por trabajos menores, el coste de la reconstrucción se elevó a 1.879 reales.

La última acta conservada corresponde al 17 de abril de 1865, siendo secretario Francisco Aparicio y testigos Manuel Jorge y Cayetano Rodao. Todo indica que el final de la cofradía acaeció en 1886, año en el que ejercieron de mayordomos Álvaro Agüero y Francisco Pavón, y como jueces José Sanz y Ambrosio Burgos.

Alzado -hipótesis - siglo XVII

Alzado actual

Foto actual

 Ermita de "San Gregorio"
  

 

Lugar donde estuvo situada la ermita de "La Veracruz"
 

 

Virgen de "Las Angustias"

Retablo de la Virgen del Rosario:

El 28 de marzo de 1572, Francisco Pérez, escribano de Cobos, estando a punto de morir, regala un retablo a la Iglesia de este lugar, para cuya ejecución es contratado escultor de Segovia Gaspar de la Cruz. Lo hará de madera de Valsaín; el escultor cobraría por su trabajo un total de  400 reales.

El altar tendrá tres cuerpos: el primero con columnas de orden jónico, con dos ángeles en actitud de colocar una corona a la Virgen; los otros dos cuerpos correspondían a pisos superiores que han desaparecido para adaptarse al espacio donde hoy está colocado este altar, ya que su primer destino fue la capilla mayor de cabecera. El pintor fue Diego de Aguilar.

Retablo de la Virgen del Rosario

Fray Bartolomé Prieto : 

Al pasar la Abadía de Párraces a El Escorial, el Rey, en principio, da libertad a los Agustinos para que el que lo desee se quede o se marche; en este último caso, previo pago de una compensación económica. Algunos pensaron en quedarse pero después esta idea no satisfizo a nadie, por lo que llegó a un acuerdo para recompensarlos. Anualmente se les daría a  los canónigos  168.334 maravedíes, y a los racioneros 94.167 maravedíes. 

Uno de estos canónigos racioneros fue Fray Bartolomé Prieto, natural de Cobos, que, al abandonar Párraces desempeñó igual puesto en la Catedral de Burgo de Osma (Soria). En su testamento menciona todos los bienes que se le adeudan, así como de la pensión que se le venia pagando anualmente, en concepto de ración, primero en Párraces y luego en el Burgo de Osma. 

El día 22 de Marzo de 1585, estando en Segovia en la Parroquia de Santa Columba, Fray Bartolomé enferma y hace testamento ante Gregorio Jimillo, escribano de Su Majestad. Dos días más tarde fallece y en el testamento deja escritas sus últimas disposiciones, entre las que figura el deseo de ser enterrado en la iglesia de su pueblo o el que cuatro clérigos acompañen su cuerpo  desde Segovia, por lo que se les pagará dos escudos a cada uno. Pide, asimismo, que se le diga misa cantada con diácono y subdiácono, y todo lo demás, como es costumbre en su pueblo; que se llame para el enterramiento a todos los clérigos de la Abadía, excepto a los del lugar de Aldeavieja; que se lleve de ofrenda, como es tradición, ocho cuarteles y medio de pan cocido, vino y cera; en el día de la novena, se haga lo mismo que el día del enterramiento; que se digan cien misas en Párraces durante el año de su fallecimiento y otras doscientas en el Escorial y, con la mayor brevedad, cincuenta en el Convento de San Francisco y otras cincuenta en el de San Agustín, ambos de Segovia. 

También dejó, Fray Bartolomé, expreso deseo de crear -y así se hizo- una capellanía con los bienes que tenía en la Iglesia del lugar de Cobos, a cambio, misas rezadas los martes, jueves y sábado de cada semana perpetuamente, para siempre jamás. Igualmente, dejó un dinero para que su sobrino Domingo Prieto estudiara para capellán. (Datos extraídos del libro de Capellanía).

De la misma manera, le debemos a Fray Bartolomé que se erigiera un altar -situado en el lado derecho del crucero de la Iglesia- y que se confeccionara el ajuar necesario para él, con los réditos de su capital. Sus albaceas se pusieron en contacto con uno de los mejores pintores segovianos de finales del siglo XVI, Alonso de Herrera, pintor ecléctico en cuyas obras se perciben las influencias de Coello, Navarrete o El Greco. Se le debió contratarse en 1590. Entre las condiciones del contrato se incluye la de que, de no hacerlo pronto, se encargaría el trabajo a otro. Alonso de Herrera, que tiene obras en las iglesias de San Sebastián de Villacastín, de Santo Tomás y San Andrés de Segovia, por citar algunas, acaba el retablo en 1597, tal y como consta en la inscripción del marco; en ella hay también constancia de quién pagó la obra. El retablo es de estilo herreriano, como la Capilla Mayor y el Crucero. Consta de un cuerpo con la monumental figura de San Bartolomé y, de rodillas a un lado, la del racionero Fray Bartolomé, que no puede ser un retrato porque hacía varios años que había muerto. Al fondo, en un segundo plano, el martirio del Santo. En el ático, se representa la figura de San Francisco, igualmente de Alonso Herrera.

La  tumba de Fray Bartolomé Prieto, de acuerdo con su deseo, está situada junto al altar, bajo la tarima existente.

 

 

 

San Bartolomé junto a Fray Bartolomé Prieto. (Alonso de Herrera 1597)

Cuadro restaurado en Noviembre de 2006

La persona que dio a conocer la autoría de esta obra por  el autor fue Fernando Collar.

 

Monjes nacidos en Cobos en el Monasterio de El Escorial

 

En "Las memorias sepulcrales de los jerónimos de San Lorenzo de El Escorial", de Fernando Pastor Gómez-Cornejo, figuran los nombres de tres monjes nacidos en Cobos, los cuales se hallan enterrados en las sepulturas del Monasterio, según se detalla. El nombre con el que aparecen no es siempre su nombre real, pues, como se sabe, los nombres que adoptaban los frailes, una vez incorporados a la congregación, era diferente: solían tomar su nombre de pila con el de su procedencia, o el de un santo.

Para entender este hecho hay que tener en cuenta que Felipe II, al trasladar la Abadía de Párraces a El Escorial en 1567, mantuvo un seminario en Párraces. Una vez que los seminaristas habían completado sus estudios, éstos encontraban salida en la congregación jerónima del Real Monasterio.

Estos tres ilustres monjes de Cobos fueron:

N.P. fr. Lucas de Alaejos [ Sepultura: 6ª - 3; Año 1631]: Estudió gramática en el Seminario de Párraces y tomó los hábitos en 1584. Cuentan que "lució en el pulpito sus estudios predicando en la corte delante de sus Majestades, destacando su intuición y prontitud de ingenio". Coincidió en las librerías del Monasterio con Fray José de Sigüenza, donde fue Librero Mayor. De 1606 a 1612 fue destinado a Andalucía y, posteriormente, llegó a ser prior de la casa del Arzobispo de Zaragoza. Durante los años de la inquisición, obtuvo licencia para conservar en la biblioteca los libros vedados. Presidió el polémico Capitulo General de la Orden en Lupiana, en 1630. En el año de su muerte, según cuenta el padre Julián Zarco, majestades tenían previsto nombrarle obispo de Osma.

Padre fr. Juan de Cobos [Sepultura 7ª  Año 1599]: Fue sacerdote profesor Monasterio. Recibió el hábito el 15 de mayo 1580 y llegó a ser Rector del Seminario. Murió el 29 de enero de 1599 como buen religioso y parece que tuvo noticia de muerte, antes de que lo dijese su enfermedad, ya que en la primera calentura dijo que no levantaría de la cama, sino para la sepultura".

Padre fr. Gabriel de San Pedro [Sepultura 15ª - 6; Año 1670]: "Su nombre en el siglo Gabriel Gómez, natural de Cobos, sus padres eran naturales de Villacastín, labradores honrados". Se crió en la Hospedería Monasterio donde estudio gramática y letras humanas. Tomó hábitos el 25 de mayo 1636, y profesó el 1º de Junio de 1637 ante Prior Fr. Juan de la Serena. Durante varios trienios fue Arquero Mayor - libros del Arcalo que aprovechó para llegar ser uno de mayores expertos en estos libros. Debido a muchas horas de lectura de Teología Moral Letras humanas y políticas, gozó de admirable conocimiento de estas disciplinas.

En el citado libro de Fernando Pastor, también se mencionan otros frailes de los pueblos entorno: Andrés de San Pedro (Aragoneses), Nicolás de San Lorenzo (Bercial), Antonio Arévalo (Rapariegos) y Mateo de Nieva Sebastián de Nieva (Santa María de Nieva).

Fray José de Sigüenza. 

Escritor. Historiador. Poeta.Teólogo.
Monje jerónimo (1544-1606)

Biblioteca 

 Monasterio de El Escorial

Entre los 117 vecinos que recoge el catastro de 1751, hay tres que pertenecen al estamento nobiliario: D. Rafael y D. Pedro de Mercado, ambos hijos de D. Baltasar. D. Baltasar de Mercado y Cárdenas, agricultor,  natural de Lastras del Pozo, con una pequeña propiedad, se casa el 20 de noviembre de 1797 con Doña Isabel Marugán, de Cobos de Segovia, desde esa fecha figuran como vecinos de Cobos. D. Rafael de Mercado, quién llegó a ser el agricultor con mayor número de obradas propias en el municipio. Sus propiedades están vinculadas a su familia. D. Rafael, su segundo hijo, desempeña el oficio de escribano, percibiendo por ello 2.100 reales. 

Estas personas mantuvieron varios pleitos con el pueblo de Cobos, como el que se produce por negarse D. Baltasar a figurar como regidor del estado general, ya que, según expone, era hidalgo como todos sus antepasados de  las casas  "de Mercado" y "Peñalosa". Sus bienes fueron embargados y él encarcelado. Finalmente, fue puesto en libertad y le fueron devueltos sus bienes. El pueblo de Cobos siguió negando a esta familia los privilegios que la correspondían como familia de hidalgos, y D. Baltasar y sus hijos recurrieron a la Real Academia de Valladolid en octubre de 1753 para que informaran al Concejo y les restituyeran sus privilegios como nobles.

Imágenes del "Sagrado Corazón de Jesús y de María, donadas por Candelas y Remedios de Mercado en 1960"

CENSO ELECTORAL DE COBOS DE SEGOVIA
Año: 1899

Apellidos y nombre

Edad

Domicilio      

Profesión

Leer

Escribir
Agüero García, Álvaro

38

Real, 5

Labrador Si Si
Agüero García, Antonio 37 Plaza Mayor, 1 Labrador Si Si
Agüero García, Pío 35 Plaza Mayor, 2 Labrador Si Si
Agüero Sanz, Mariano 69 Plaza Mayor, 2 Labrador  Si Si
Alonso Menor, Santiago 37 Bercial, 7 Jornalero No No
Alvaro Esteban, Facundo 57 Plaza Mediodía, 2 Sacristán Si Si
Andrés Arribas, Alejo de 49 Fragua, 8 Labrador Si Si
Andrés Arribas,Wenceslao de 47 Real, 8 Labrador  Si Si
Andrés Martín, Rafael de 48 Real, 1 Labrador Si Si
Aparicio Córdoba, Antonio 61  Plaza Mediodía, 1 Jornalero No No
Aparicio Sánchez, Antonio 35 Procesiones, 2 Jornalero Si Si
Aparicio Sánchez, Gaspar 27 Bercial,12 Jornalero Si Si
Bajo Córdoba, Fernando 41 Labradores, 1 Jornalero Si Si
Barba Calvo, Bonifacio 63 Labradores, 6 y 8 Labrador  Si Si
Burgos Sánchez, Ambrosio 46 Cruces,7 Labrador Si Si
Cabrero García, Cayetano 35 Bercial Jornalero Si Si
Dueñas Aparicio, José 66 Iglesia, 6 Jornalero Si Si
Escolar García, Pedro 65 Taberna, 1 Jornalero Si Si
Escolar Santos, Demetrio 28 Taberna, 1 Jornalero Si Si
Esteban Velasco, Santiago 31 Taberna Jornalero Si Si
Flecher Gacimartín, Eladio 45 Iglesia, 1 Jornalero Si Si
Gacimartín Moreno, Julián 49 Bercial, 5 Jornalero Si Si
García Álvarez, Faustino 61 Real, 1 Labrador Si Si
García Cabrero, José 28 Real, 1 Labrador Si Si
García de Frutos, Gregorio 31 Fragua, 8 Labrador Si Si
García Fernández, Modesto 28 Real, 10 Labrador Si Si
García García, Vicente 35 Mediodía, 4 Labrador Si Si
García Gacimartín, Gabriel 63 Labradores, 3 Labrador Si Si
García Maroto, Eugenio 33 Iglesia, 2 Labrador Si Si
García Pavón, Gregorio 41 Plaza Mediodía,6 Jornalero Si Si
García Rodríguez, Julio 36 Mediodía, 6 Estudiante Si Si
García Vacas, Bonifacio 62 Mediodía, 4 Labrador Si Si
Gil García, Miguel 39 Real, 12 Jornalero Si Si
González Olivares, Francisco 57 Bercial, 10 Jornalero No No
González Regidor, Federico 35 Bercial, 8 Labrador Si Si
González Ruando, Casiano 28 Iglesia, 1 Párroco Si Si
Gustín Aparicio, Antonio 55 Trinidad, 2 Jornalero Si Si
Herrero Herránz, Guillermo 40 Bercial, 14 Jornalero Si Si
Lázaro Fernández, Gabriel 56 Ayuntamiento, 7 Jornalero No No
Maroto Gacimartín, Agustín 36 Bercial, 18 Jornalero Si Si
Mercado Benito, Julián de 27 Labrador, 4 Labrador  Si Si
Mercado Valdés, Juan de 55 Bercial, 6 Jornalero Si Si
Migueláñez Luengo, Ambrosio 55 Ayuntamiento, 5 Jornalero Si Si
Moreno García, Juan 55 Iglesia, 4 Jornalero Si

Si

Palomo Casado, Mario 29 Bercial, 12 Jornalero Si Si
Pavón Aparicio, Francisco 42 Ayuntamiento, 3 Jornalero Si Si
Pavón de la Fuente, Gaspar 66 Bercial, 1 Jornalero Si Si
Rodao Pérez, Isaac 27 Real, 6 Jornalero Si Si
Rodao Pérez, Pablo 34 Plaza Mediodía, 4 Tabernero No No
Rodríquez Bonilla, Eloy 31 Real, 1 Carretero Si Si
Rodríquez de Pablos, Jacinto 32 Trinidad, 15 Jornalero Si Si
Rodríquez Díez, Hilario 47 Real, 14 Jornalero Si Si
Rubio López, Rafael 43 Fragua, 10 Jornalero Si Si
Sacristán Martín, Maximino 42 Labradores, 2 Jornalero Si Si
Sanz Aparicio, José 48 Plaza  Mediodía, 1 Herrero Si Si
Sanz Sanz, Isidro 62 Plaza Mediodía, 1 Jornalero Si Si
Torres García, Luciano 38 Plaza Mayor, 3 Labrador Si Si
Torres Gacimartín, Venancio 65 Cruces, 9 Labrador Si Si
Valrivera Martín, Mariano 39 Plaza Mayor,17  Secretario Ay. Si Si
Valverde Luengo, Pedro 39 Labradores, 4 Jornalero Si Si
 
 

 

 

 

Certificado veterinario de 1933

Suministro eléctrico de la empresa de Basilio Mesa, de Navas de Oro, con la cantidad de kiolovatios consumida en septiembre y octubre de 1930.

 

LOS CURAS DE COBOS desde el Siglo XVIII

Nombre

Estancia

Nombre

Estancia 
D. Alejo Falcón Ramírez 31.07.1714-01.01.1715 D. Lorenzo Alonso 13.04.1848-Jun. 1849
Fray Juan Serrano 08.01.1715-07.03.1715 D. Pío Alonso 17.06.1849-Abr.1854
D. Frco. Bermúdez Sotomayor 12.04.1715-20.11.1715 D. Antonio de las Infantas 30.04.1854-Dic. 1854
D. Blas Ximénez 05.01.1716-30.12.1719 D. Pedro Águeda y Hdez. 25.12.1854-Dic. 1856
D. José Pascual * 30.12.1719-23.11.1753 D. Tomás Rodríguez Patiño 22.12.1856-Dic. 1860
Fray Pedro de la Concepción 23.11.1753-Abr.1754 D. Bruno Cantalapiedra 27.12.1860-Oct.1866
D. José Alejo Otero del Valle 22.04.1754-Feb.1759 D. Vicente Conde Gómez 22.10.1866-Nov.1868
D. Jerónimo Rodríguez Crespo 14.11.1759-Feb.1763 D. Vicente Ramos 15.11.1868-Ene. 1869
D. José García 02.02.1763-Enr.1766 D. Leandro Sanz 09.01.1869-Feb.1869
D. Manuel Valbuena 15.01.1766-Dic.1768 D. Máximo Marinas 09.02.1869-Feb.1893
D.Andrés Marugán Prieto** 15.12.1768-Agt.1804 D. Rufino Sáez Carpiro 28.02.1893-May.1897
D. Ignacio Santillán 17.08.1804-Oct.1809 D. Casiano Gózalo 13.05.1897- 1904
D. Antonio Suárez 03.10.1809-Dic.1819 D. Pablo de Pablos Duque 1904 y 1905 (16 meses)
Fray José de San Patricio 07.12.1819-Agt.1820 D. Casiano Gózalo Desde 1905 a1918
Fray Francisco Llata Agosto 1820 D. Heliodoro Menado Rodríguez Desde 1918 a 1936
Fray José Sendín 23.08.1820-Abr.1824 D. Basilio de Pablos Desde 1936 a 1943
Fray Miguel Gómez 30.04.1824-Fbr.1827 D. Eleuterio de Andrés Desde 1943 a 1974
Fray Andrés Delgado 09.02.1827-Nov.1832 D. Atanasio Pérez Desde 1974 a 1980
D. Ramón Valdés 18.11.1832-Enr.1836 D. Esteban Tejedor Casas Desde 1980 a 2013
Fray José Buendía 17.01.1836-Abr.1838 D. Jesús Mª  Giraldo Granada Desde Marzo 2013
D. Tomás del Rey 10.02.1847-Abr.1848    

D. Esteban Tejedor

D. Jesús Mª Giraldo Granada

El pulpito en Iglesia

 * D. José Pascual  : Ver más información en la página de "Virgen de los Remedios". - Familia "Agüero" actual en Cobos.

 ** D. Andrés Marugán Prieto: Su estancia a lo largo de 36 años ha sido la más larga. Era familia de "Fray Bartolomé Prieto". Familia "De Andrés" actual en Cobos.

San Roque  

Durante 1918 la peste gripal afligía a toda España y Cobos de Segovia no fue una excepción que se librara de ella: múltiples fueron las defunciones por su causa durante los años que persistió el citado mal. Fue entonces cuando Cobos se encomendó a San Roque, según consta en "El libro de mandas a San Roque, Confesor, Abogado contra la peste del 16 de Agosto de 1922" donde se dice literalmente:

"Desde el año de 1918 con ocasión de la peste gripal que en general afligía a España entera, este pueblo dedicó al glorioso Santo fiesta votiva procedida de novena el mes de octubre de dicho año 1918 con el fin de impetrar su protección. Al fin de la fiesta en aquel año, así como en los sucesivos se hicieron mandas al Santo en metálico y en cera algunas, con cuya cantidad se retocó la Imagen que estaba bastante deteriorada bendiciéndola nuevamente el Párroco de esta Iglesia, se le levantó peana y cuanto fue menester.

Continuando esta Parroquia tan piadosa devoción, y habiéndose declarada votiva dicha fiesta, satisfechos los gastos de la reparación de la sagrada Imagen etc. desde el corriente año de 1922 se toma lista de las mandas firmada por el Sr. Cura Párroco en esta Iglesia y Señor Alcalde del mismo para hacer la función en los años sucesivos cuando no la encargue devoto alguno del Santo. Las listas van al fin de este libro.

El Párroco: Heliodoro Monedo Rodríguez.

Recaudado en las mandas a San Roque durante el año 1922 = 23 Pts.

Cobos de Segovia, 16 de agosto de 1922. "

Imagen de San Roque y Acta del Libro de Mandas del Santo. (1922)

(Pinchar para ampliar)

Nacimientos y bautizos en el Siglo XIX y parte del XX

En Cobos, como en muchos pueblos de Castilla, no había médico para asistir a los partos, y era alguna vecina, con cierta práctica, la que hacía las funciones de "partera". Para un alumbramiento feliz, se encendía en casa de la parturienta una vela de la Patrona del respectivo pueblo y se imponía al recién nacido un escapulario.

En muchos pueblos de nuestra provincia existía la costumbre de que las recién paridas no salieran de su casa los cuarenta días seguidos al alumbramiento, y su primera salida era para oír Misa de Purificación. A estas madres solían regalarles las vecinas bizcochos o un cuarterón de chocolate.

El bautismo en Castilla era una ceremonia revestida de enorme sencillez formal y espiritual, dominada por el significado de este rito. El sacerdote, convenientemente ataviado, sale al encuentro del bebé, mientras éste espera en los brazos de los padrinos a la puerta de la Iglesia. Solían actuar como padrinos del primogénito los mismos padrinos de la boda de los padres. La madrina regalaba la mantilla o faldón y el gorro que se ponía al niño para llevarle a la iglesia, además pagaba los confites para los niños que asistían al acto. El padrino pagaba "la pila", esto es los gastos del bautizo.

A la ceremonia del bautizo los padres invitaban a los padrinos de boda, a la familia y a la partera; la madre permanecía en casa "en cuarentena". El bautizo no se solía realizar al cumplir ocho días el recién nacido. Se le imponía el nombre del Santo del día del nacimiento, el del padrino o el de la madrina, además del nombre del santo del día en que bautizaba para que actuara de "abogado" de la criatura.
Los padrinos asumían un papel fundamental en este acto, al responder por el sujeto. Como colofón, desde la casa familiar, el padrino lanzaba caramelos, peladillas, confites y "algunas monedas" para que fueran recogidas por niños del pueblo que habían asistido, acto que se denominaba "rebate".

Pila bautismal de Cobos.

El Reencuentro  

En la noche otoñal segoviana del 28 de octubre de 2000, nos reencontramos un grupo de amigos de la infancia, cuyo denominador común era el haber nacido en Cobos de Segovia entre los años 1949 y 1963, últimos quince años en Cobos de la escuela nacional católica, denominación tomada del libro "El florido Pénsil" de Andrés Sopeña, que, al leerlo, de alguna forma uno se siente protagonista de las múltiples historias relatadas en el citado libro.  

Al Restaurante "El Lago", lugar del encuentro, puntuales a la cita de las 21:30 horas, los 17 asistentes comenzamos a llegar con la avidez que da volverte a reencontrar con personas que fueron mucho en esa niñez de las décadas de los 50 y 60; por las circunstancias de la vida, alguno de nosotros, no nos habíamos vuelto a ver en los últimos treinta años. ¿Nos reconoceremos? La expectativa se cumplió y los recuerdos brotaron con facilidad de aquella época que se añora y que cada uno guardamos en esa parte de nuestro "yo", que es muy propio y que cuesta que aparezca.  

Sentados a la mesa, salteados según el tradicional "chico-chica", no faltaron las miradas a aquellos que hacía más tiempo que no nos veíamos. Las canas, las entradas y las ondulaciones en la frente nos hacen recordar que comenzamos a ver en nuestras caras el parecido, cada día más, de nuestros progenitores. El refrán castellano de  "quién a su familia parece, honra merece" se hace realidad en este grupo, en el que se echan en falta siete compañeros más que cumplirían el condicionado de la invitación y que, por diversas causas, no asistieron. A pesar de su ausencia, no dejamos de recordarlos, cuando en el diálogo, olvidándonos del año 2000, volvimos a los años de nuestra  "escuela" en Cobos y comenzaron  a sonar todos nuestros nombres terminados en "in", "ito", "ita/s", "itan". Mientras, con agrado, añoranza, alegría, orgullo  y naturalidad, iban llegando los platos que "Honorín", como veterano del grupo, había muy acertadamente elegido, junto con un excelente caldo de la Ribera del Duero "Marques de Velilla-Crianza/96" que hacía el honor a los comensales.  

Interrumpimos unos minutos la cena para posar ante el fotógrafo de Carbonero y así dejar inmortalizado ese acto en la foto que encabeza estas líneas, con un asentimiento por parte de todos del acierto y del éxito de la reunión, que cristalizaba la propuesta que alguno de los asistentes tuvieron en las pasadas fiestas de "Los Remedios". Sin  terminar la velada, algunos repetían las palabras que el veterano del grupo había dicho en su discurso de inicio: "Es la primera, pero no debe ser la última". En la próxima también podríamos abrir el abanico tanto en edad como a las parejas / cónyuges, que en esta ocasión habían quedado claramente como "no invitados".  

Los recuerdos bonitos - los malos que nunca faltaron ya estaban más que superados - brotaban de todas las bocas.  "Os acordáis de......", "Oye, ¿qué fue de.....?". Salían a relucir aquellos juegos de niñez: "El truquele", "El rescate", "La comba", "El cinto" y tantos otros. No se olvidaban aquellas salidas de la tarde del 5 de Enero con esquilas y cencerros en espera de los Reyes ni por supuesto la televisión de Aquilino, donde cada domingo degustábamos la bolsa de pipas con disciplina de sala de cine . !Que bonito!

Ya en los postres contamos con unos invitados que completaban los recuerdos de "la escuela nacional católica": Don Arcadio Manrique, nuestro "maestro", y su esposa Doña Concha, quienes manifestaron que, después de muchos años recorriendo pueblos y lugares, los años que pasaron en Cobos fueron los mejores por una simple razón: porque nunca fueron extraños y desde el primer día se sintieron una familia más en el pueblo, a la vez que manifiestan rápidamente que allí nació su primera hija Leonor.  Después de los 38 años pasados, todo el grupo les reconoce y se ve en cada saludo el cariño y admiración por el maestro que dejó huella  en la mayoría de los asistentes. Las preguntas de rigor por la familia y el brotar nuevamente de los recuerdos salen en cada intervención de los comensales.  

Con el café servido, "la benjamina"  María del Carmen, hace un brindis y dirige unas palabras como cierre del acto. La sobremesa se hace larga y los camareros comienzan a inquietarse. Cerca de las 2 de la mañana, las despedidas de rigor, besos y abrazos cierran una noche que para todos los asistentes será recordada en múltiples ocasiones. "Un chirimiri" hace que sea más rápida la despedida, a la vez que alguien recuerda que hay que atrasar los relojes. Una hora más para recordar...

Asistentes: Honorio Agüero Blas, Inocencio de Andrés Chamorro, Valentín García Torres, Pedro García Navarro, Mariano Gacimartín de Mercado, Esteban Torres García, Mercedes Gacimartín de Mercado, Adela Pavón Barbado, Fernando Sevillano Gacimartín, Jesús García Torres, Julián Marugán Patiño, Rosario García, Paula García Torres, María Henar Burgos Cabrero, Miguel Angel García, Presentación Domingo Gacimartín y María del Carmen Gacimartín de Andrés.

 
 

Entre una foto y otra han pasado  treinta y dos años. Seis de las niñas de la primera fotografía asistieron a este reencuentro.

(Ambas fotografías  se amplían al ser "pinchadas")

 

 

 

Nos dejó "SIERRA".

 

El 30 de Septiembre de 2001 se recordará en Cobos, y en su entorno,  a lo largo de muchos años. La carretera segó la vida, en plena juventud, de Luis Carlos Santos Domingo, quien contaba con 20 años.

El accidente, ocurrido a escasos dos kilómetros del pueblo, conmocionó los más profundos cimientos, tanto de los habitantes de Cobos como los de los pueblos de la comarca.

Luis Carlos, para todos sus amigos "Sierra", nos ha dejado una impronta imborrable del concepto amistad, compañerismo y bondad, virtudes que han anidado de una forma profunda en todo su entorno, en su memoria y recuerdo.

Su funeral y entierro hizo historia en Cobos;  familiares, amigos y conocidos se movilizaron, llegando a ser varios los miles de personas los allí presentes.

Desde esta página, para ÉL nuestro recuerdo y una oración; para sus padres, Carlos y "Presen" , nuestro apoyo, reconocimiento y admiración. (R.I.P.)

No faltan las flores de sus familiares y amigos en su sepultura.

¡Con 100 años, la abuela de Cobos nos dejó!

 

El 10 de marzo de 2009 nos dejó Dª SEBASTIANA GACIMARTIN BERMEJO, persona de más edad de los nacidos en Cobos de Segovia a esa fecha. La habíamos dado el apelativo cariñoso de "La abuela de Cobos", con el que ella se sentía muy satisfecha, como repetidamente había manifestado. Sus restos reposan junto a los de su esposo, Antonio Rodao Hernando,  en el Cementerio Municipal de Cobos, como era su deseo.

Sebastiana había cumplido 100 años el  19 de Diciembre de 2008. Conjuntamente con el Ayuntamiento de Cobos teníamos previsto un homenaje en el pueblo en el mes de Mayo, evento que la hacia una gran ilusión, especialmente por volver al pueblo y poder compartir con todos los vecinos, a los que siempre recordaba con enorme cariño, y con toda su familia.

El Alcalde de Sevilla la Nueva, Mario Utrilla, si tuvo oportunidad de homenajearla el día de su cumpleaños y se trasladó a la residencia  "Los Cortijos" para obsequiarla con una tarta de cumpleaños, como queda reflejado en la página de "Mayores" de la Revista "NS del mes de febrero 2009", aquí incorporada.

Desde esta página nuestro homenaje personal a su persona.

 

Pinchando aquí puedes ver la entrevista que la hicimos el 08.02.2006,

Historia La Iglesia Las Fiestas Situación Cobos Madrid A. Párraces